Bailando Swing en Chile


La publicación digital Iberochile realiza unr eportaje a Swingtiago y Swingvalpo
iberochile

Extracto de la entrevista a Swingtiago y Swingvalpo. La entrevista completa aquí

Bailando Swing en Chile
20 enero, 2018/en Chile, Entrevistas, España /por iberochile
La música Swing está de moda en las calles de Santiago; desde hace varios años, una pareja llegada desde España, empezó a enseñar a bailar a todo tipo de jóvenes (y a los no tan jóvenes), y les introdujeron en el mundo del Swing. Sus clases tuvieron tanto éxito que decidieron abrir su propia escuela para enseñar a bailar los diferentes estilos. Laura Bel es una de las fundadoras de Swingtiago, una escuela que se dedica no solo a enseñar bailes relacionados con la música Swing, sino también a crear una escena swing en Chile. El otro fundador de la escuela es Álex Mollà, ambos son de Barcelona; llegaron a Chile hace 4 años y enseguida se pusieron a montar la escuela. A parte de ellos, la escuela ahora cuenta con 8 profesores más; también tienen dos socios, Víctor y Bárbara. Han montado una sede en Santa Rosa, que es una casa patrimonial. Este año han promocionado el Swing en otros sitios como en la quinta región, y han abierto otra escuela en Valparaíso, que se llama Swingvalpo.

Hablamos con Laura, que nos explica cómo es la escuela.

-¿De dónde surgió la idea de crear la escuela de Swing?

Álex y yo éramos participantes de la escena swing en Barcelona, llevábamos varios años bailando y habíamos organizado una pequeña escuela en un pueblo en las afueras de Barcelona. Veníamos con la idea de ver qué pasaría en Chile, porque habíamos visto que el movimiento Swing en Chile no estaba muy activo. Así que cuando llegamos aquí empezamos a buscar, y decidimos que enseñábamos a bailar swing o nos quedábamos sin bailar swing. Quisimos probar a ver si la gente se enganchaba con el baile y crear un espacio para poder ir a bailar.

-¿Cómo son los bailes swing y qué estilos hay?

Tiene muchas variedades de ser bailado. El más extendido es el estilo Lindy Hop, que nació en Harlem. En los años 90 se empezó a recuperar, porque había desaparecido; es el origen de muchos bailes de hoy en día. El rock and roll, el bugui bugui… han ido apareciendo otros bailes, como el Balboa, que es un baile más pegado que viene de la zona oeste de California. El Shag que se creó en las universidades, ya que los jóvenes eran más energéticos. El Charleston que se improvisa bailando solo. Hay otros bailes pero estos son los principales, son los que enseñamos nosotros en la escuela.

-¿Cómo son las clases en la escuela?

Muy divertidas (risas) y muy dinámicas. Son una hora a la semana; en la clase se enseñan los pasos, se conoce a la gente, siempre hacemos cambio de pareja, para que aprendan y puedan ir a bailar en cualquier país, porque las conexiones son internacionales. En las clases se hacen muchas bromas y se baila mucho. Tenemos otras instancias que se llaman Jams, en la semana, que son miércoles y viernes, donde abrimos la escuela para que los alumnos practiquen. Ponemos música, y tienen dos horas para juntarse y practicar libremente. Los profesores estamos por allí siempre. Así la semana siguiente vienen fresquitos con los pasos aprendidos (risas).

-¿Qué es un Clandestino?

La palabra creo que se generó en Barcelona, y la idea es juntarse en la calle a bailar. Se llama Clandestino porque realmente no se pide permiso a nadie, se llega a una plaza con unos altavoces; se suele organizar el evento por Facebook ahora. Clandestinamente te apuntas y te pones a bailar en las calles. El Lindy Hop es un baile que nació en la calle también, en las calles de Harlem. Es un baile bastante callejero, es como recordar ese espíritu.

-¿Qué tipo de eventos organizáis?

A parte de los Clandestinos y las Jams, que sirven para que los alumnos practiquen y bailen, también organizamos cada tres meses una fiesta grande. En diciembre hemos organizado la “ticky party” que es una fiesta de Navidad, aunque de Navidad no tiene mucho porque es una fiesta muy hawaiana (risas). Vamos todos vestidos con temas tropicales. Son fiestas donde se invita a una banda muy grande, con unos 25 músicos, y es una oportunidad para poder bailar música en directo, a lo grande. Son fiestas donde siempre buscamos algún tema para que los alumnos puedan vestirse. Tenemos fiestas ambientadas en los años 20, hay fiestas de gala; la idea es bailar, hacer alguna competición, y disfrutar de tener una banda grande en directo. También organizamos dos festivales al año, son de un fin de semana, donde se hacen workshops especializados por profesores internacionales. También hacemos competiciones y fiestas temáticas. Ahora en Mayo haremos el Lindy Weekend, aquí en Santiago. Van a venir 6 profesores internacionales muy top, con música en directo y muchas competiciones.

– Nos gustaría saber más sobre el proyecto de swing en Valparaíso.

Teníamos muchas peticiones de la gente de Valparaíso, de que hiciéramos eventos. En Valparaíso hay muchos músicos de Swing. El Swing llegó a Santiago desde Valparaíso, en los años 30, a través de los marineros norteamericanos, cuando no existía el canal de Panamá, se pasaba por Valparaíso. Aquí llegaban trompetistas, guitarristas, bailarines de swing, entonces llegaban al puerto de Valparaíso, y ahí empezaban a tocar swing y a bailar. Desde ahí llegó al resto de Chile. Valparaíso fue como la cuna del swing en los años 30 y 40, ¡así que teníamos de ir! Yo aproveché para mudarme a Valparaíso, y allí montar el proyecto, que es como el hermano pequeño de Swintiago. Estamos empezando con la misma idea que en Swingtiago, dar clases abiertas, bailar en diferentes lugares, que la gente de Valparaíso conozca el mundo swing. El curso ha ido muy bien, hemos tenido muchos alumnos, y la escena de swing muy creciente.

-En Mayo se celebrará el Lindy Weekend en Santiago, ¿qué encontraremos en ese festival?

Encontraremos tres fiestas gigantes, con diferentes temáticas para vestirse, competiciones con premios muy interesantes; también vamos a encontrar conciertos de big bands, con músicas en directo. Vamos a tener de invitados a 6 profesores internacionales, que vienen de Estados Unidos, de Lituánia, de Argentina y México. Son profesores que se dedican a esto, que viajan por todo el mundo, son profesionales, campeones del mundo, y vienen a dictar clases. Así que los alumnos que vengan pueden participar en las clases y en las fiestas. Será un fin de semana intensivo, donde la gente viene a tener unas 5 horas de clases al día, a full, a aprender técnicas nuevas, nuevas maneras de ver el baile, hay charlas, conciertos, demostraciones de los profesores, y lo más bonito, aunque es un evento que se realiza en Chile, viene gente de Brasil, de Argentina, de Perú, hay muchos bailarines de otras partes que les interesa venir.
El año pasado tuvimos gente de Taiwán, de Alemania, de Estados Unidos, que venían a bailar. Nuestros alumnos también se han ido a varios festivales a Europa o a Estados Unidos; por ejemplo Álex y yo nos fuimos a Suecia, a un festival que dura 5 semanas, en un pueblo de 400 habitantes, que se convirtió en un pueblo de 800 habitantes (risas). Es como una burbuja del swing. Todo el día bailando, todo el día pensando swing, todo el día escuchando swing, es un festival que lleva 35 años existiendo.

FacebookTwitterPinterestGoogle+

Próximos eventos

Últimas noticias

Encontrar espacios que te hagan feliz, vinculándote con otras personas…

A partir de septiembre Swingtiago comienza una nueva etapa en…

Ver todas